Reseña Literaria – El Paciente, de Juan Gómez-Jurado

El PacienteWashington DC. El reputado neurocirujano David Evans se enfrenta a la operación de su vida. Ha sido el elegido para operar al paciente más importante de su carrera: el presidente de los Estados Unidos. Pero este hecho, en lugar de suponer el espaldarazo definitivo a su carrera profesional, le sumergirá en una vorágine contrarreloj en la que tendrá que decidir entre la vida del Presidente y la vida de su hija de 7 años. Una encrucijada moral y personal que cambiará su mundo para siempre.

Que Juan Gómez-Jurado es ya uno de nuestros escritores consumados lo demostró con creces con su anterior novela, “La leyenda del ladrón”, de la cual podéis leer mi reseña AQUI. Sin embargo, cuando terminamos de leer su nuevo libro, rápidamente nos damos cuenta de que su evolución continúa imparable y de que con “El Paciente”, Juan ha escalado un peldaño más como contador de historias. Ya no únicamente porque nos encontramos, posiblemente, ante el thriller del año sino porque en “El Paciente”, Juan Gómez-Jurado alcanza cotas de calidad narrativa y un nivel de construcción de personajes que solo están al alcance de los más grandes.

El desarrollo de los acontecimientos y el ritmo que el autor le imprime al texto consiguen que el lector entre de lleno en la historia embarcándose en una montaña rusa que no termina hasta la última página del libro, con giros y sobresaltos constantes en el devenir de la trama. Además, la narración en primera persona para el protagonista principal, el Dr. Evans, y en tercera persona para el resto de personajes, hace que el lector se identifique con el protagonista principal y que sienta y viva los hechos como si estuvieran sucediendo en carne propia. Mientras leemos sentimos la desdicha, la euforia, la inseguridad, la desesperación o el miedo junto al Dr. Evans.

Los tres personajes principales de la novela son dignos de mención y forman un contundente triángulo en el que se apoyará la trama. En primer lugar tenemos a Kate, que se convierte en una especie de redención del autor en cuanto a personajes femeninos se refiere, dibujándonos un personaje rico, sólido y con gran iniciativa.
En segundo lugar el villano de turno, el escalofriante y excéntrico Sr. White, con el que asistiremos en primera fila a sus motivaciones más oscuras y a cómo disfruta con su perversa ocupación y cuyo nombre se me antoja un claro homenaje a la maravillosa serie de televisión Breaking Bad.
En tercer lugar y a la cabeza de este triángulo isósceles, el Dr. David Evans, con el que nos identificaremos a lo largo de la historia. Un personaje que protagonizará una de las más tremendas evoluciones personales que yo recuerde, poniendo ante nuestros ojos a un tipo corriente al que los acontecimientos llevarán a caminar constantemente por la cuerda floja y a terminar convirtiéndose en otra cosa totalmente diferente, recordándonos una vez más a cierto personaje de cierta serie. ¿He oído Walter White y Breaking Bad?

La vida interior de los personajes es otro punto fuerte que me gustaría destacar de “El Paciente”. Sus sensaciones, cavilaciones y pensamientos más íntimos y como están contados de manera tan magistral, que uno no puede hacer otra cosa que quitarse el sombrero y aplaudir. Estos momentos íntimos nos dejan pequeñas joyas literarias dignas de saborearse con calma. Me vienen a la mente el momento en el que se describe lo que siente del Dr. Evans cuando recibe cierta trágica noticia que pondrá su mundo del revés, o cuando se nos cuenta cómo se siente una persona cuando se enamora locamente de otra, o cómo alguien descubre su vocación de ser médico o los épicos momentos íntimos padre e hija, que llegan hondo y en los que los que somos padres nos veremos reflejados.

Destacar también el uso de flashbacks salpicando acertadamente la historia como pequeñas gotas del pasado de los personajes y que servirán para ir conociéndolos mejor e ir entendiendo sus motivaciones en toda su magnitud.

A todo lo dicho hasta ahora hay que añadir una documentación impecable en localizaciones, protocolos de seguridad, armas y por encima de todo en los aspectos médicos. No en vano el propio Juan nos contó en la presentación de la novela cómo había asistido a varias operaciones para empaparse del ambiente médico, además de contar con el asesoramiento de un neurocirujano y un anestesista.
Una documentación y unas experiencias que se sienten que están ahí pero que no abruman al lector con la ostentación desmedida de fríos datos en la que suelen caer algunos autores. La documentación en una novela tiene que sentirse parte de la historia sin destacar por encima de esta. En “El Paciente”, Juan Gómez-Jurado lo consigue con creces.

En definitiva, “El Paciente” es una novela trepidante durante la cual casi no tendremos tiempo de recuperar el aliento y que pondrá nuestras emociones a flor de piel al conseguir que hagamos propias las coyunturas morales a las que se enfrentan los personajes. Un libro adictivo que se lee casi de una sentada en el que la calidad rezuma por sus cuatro costados.

Si queréis leer los primeros capítulos del libro, totalmente gratis, podéis hacerlo AQUI. También podéis disfrutar del booktrailer AQUI y podéis comprar el libro en papel AQUI y en ebook AQUI (Kindle) o AQUI (iPad).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reseñas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.